Aún los más fogueados “Freelanceros“, se topan de vez en cuando con un Proyecto del que no saben cómo estimar su valor.  A veces, perdemos más tiempo en cotizar adecuadamente los honorarios de dicho trabajo, que realizándolo. Incluso, se vuelve difícil justificar dicha estimación pues existen argumentos que los clientes, o no entienden, o consideran que no tienen el valor que nosotros les asignamos desde nuestra experiencia.

Obviamente, cuando se trata de un oferente de trabajo por contrato poco experimentado o versado, es mucho más fácil equivocarse a la hora de calcular los costos y el margen de utilidad porcentual. Incluso, se da el caso de que el cliente, a conveniencia propia y ante la indecisión o falta de asertividad que puede ver como una señal de falta de conocimiento en temas monetarios y de negociación de contratos, impone sus propios intereses. Si el cliente queda en posición de determinar CUÁNTO vale el trabajo del quien ofrece sus servicios profesionales, claramente, esto va en nuestro detrimento  y en detrimento del resultado del proyecto mismo. Pierde usted, pierde calidad el proyecto y su cliente cree ganar cuando en realidad termina perdiendo también.

Estimar costos “al calor del momento”, en otras palabras, basados en las necesidades inmediatas o de a muy corto plazo, puede llevarnos a cometer graves errores. No es ningún secreto, que quienes trabajan en freelance, y sobre todo en el área Creativa o de Comunicación Visual, rara vez tienen antecedentes o educación formal en el área de administración de negocios o finanzas. Se vive de lo que en Costa Rica llamamos “Coyol Partido, Coyol Comido” (El “coyol”es un tipo de fruta endémica de Centro America, y en Costa Rica se encuentra más que todo en la provincia de Guanacaste). En otras palabras, dinero que entra, dinero que se gasta.
Así que, casi nunca, el valor de un proyecto se estima a partir de Costos Operativos reales y proyectados a periodos promediados en un Año Fiscal, etc,. No pensamos como empresarios. Aún siendo un individuos, debemos manejar nuestra labor como un asunto empresarial. Pues tenemos gastos fijos, gastos de producción, deudas, etc. En el trabajo por cuenta propia pensar en rentabilidad es un asunto de supervivencia. Y el tiempo nos pasa la factura tarde o temprano. Probablemente no tendremos ahorros. Y mucho menos, vacaciones pagadas y un Aguinaldo (o Bono de Fin de Año – que en este caso, es el equivalente a un salario promedio).

Esta Calculadora de Horas Profesionales Freelance nos facilita incluir todos los posibles Gastos Mensuales que tiene una persona común. E incluso, calcular el porcentaje de utilidad, y los impuestos a pagar como un dato adicional sobre el calculo final.
Si alguno de los gastos listados en el Formulario de Cálculo de Hora Profesional no es un rubro que Ud tenga que cubrir, simplemente ingrese el número CERO en el campo correspondiente.

Espero que esta Herramienta les sea útil, les ayude a mejorar sus negociaciones y sobre todo, conocer con seguridad el VALOR DE SU TRABAJO!